sábado, 1 de noviembre de 2008

A los vivos


Me susurras al oído a través de los recuedos.

Hemos compartido tantas vivencias que no resulta complicado ponerte expresión, voz.

En mi día a día sigo contando con tu cariño y tu saber.

Te escucho y te veo en otra dimensión.

Para mí SIEMPRE ESTARÁS VIVO.


A mis abuelos,

A mi madrina María Ferrer,

A mi tía Margarita Marí,

A mis amigos Álex y Joan,

A los gatos de nuestra infancia,

A los amigos y familiares de mis amigos y familiares,

A todos los seres queridos de todos.

A MI PADRE.

3 comentarios:

Biel Aliño dijo...

Quizás tengas razón y la gente no muera hasta que no se les olvida.
En ese caso, quizás los olvidados cobran vida cuando se acuerdan de ellos. No me olvidaré de esto.

Anónimo dijo...

siempre estarán en nuestros corazones...
te quiero hermanita.

Daniel García-Sala dijo...

;-)