viernes, 12 de junio de 2009

No es imposible


¿Perdido? tal vez. ¿Desorientado? puede ser.
¿Asustado? sólo un poco. ¿duermes? poco. ¿Sueñas? ...

Este desierto se cruza con la ilusión del loco inocente y la experiencia aprovechada desde la humildad.

Nada es imposible, ¿te apuntas?

4 comentarios:

Jose dijo...

vics al costat teu, molt a propet,
toc lo que siga cultura
io me apunte

aixina que enhorabona

Alberto Tallón dijo...

¡De cabeza! Yo he hecho de la desorientación un modo de vida,je,je...

Un saludo!

Odiseo dijo...

Se nota que somos mediterráneos. No podemos, no queremos, evitar volver al mar en las encrucijadas.

Tienes razón, ilusión y experiencia son la brújula y el sextante que nos permiten atravesar sin graves daños el desierto de la vida cotidiana, el que cada uno tiene que recorrer.

Nada es imposible. Pero ¡qué bueno es tener a alguien cerca que te lo recuerde!.

Nuria dijo...

En una semana pienso perderme para encontrarme, para recuperar mi escuadra y cartabón, para recordar mi ilusión y recopilar mi experiencia y así poder enfrentarme a nuevos desiertos.