miércoles, 24 de marzo de 2010

Idílico


Ibiza, agosto de 2000


El momento callado del café,
Llorar y reír a la vez.
Cuando una canción es capaz de silenciar…
Cuando tu mirada sujeta la mía durante un segundo más y no es necesario decir nada,
Cuando la respiración queda sostenida por la timidez.
Sentir.
Desaparecer, echar a correr, ¡gritar! sin dañar a nadie.
Ese momento de luz del día…
El cansancio satisfecho, la caricia de un baño.
Querer sin esperar nada a cambio.
Dejarse caer dormido…

3 comentarios:

Stefany González dijo...

Jolin tia, es súper sensible lo que escribes :)

Un saludo!

Manuel dijo...

M'encanta com descrius sensacions!

sastresa dijo...

cariño, me encanta ver que sigues siendo tan creativa... Un beso, susana. En la distancia, a pesar de todo.